Mejoras en la técnica de Cross-linking en el tratamiento del Queratocono

¿Es mejorable la técnica de Cross-Linking?

Sin duda pero hay mucho camino por recorrer. Poco a poco la técnica de Cross-Linking del colágeno corneal -en castellano debería decirse Reticulación del colágeno corneal pero bueno, ya sabemos que el inglés es "guay"- se ha ido imponiendo en todo el mundo como una técnica de primer orden en el tratamiento de contención de la progresión de una enfermedad conocida como queratocono. En esta enfermedad que suele iniciarse en la adolescencia -pero no siempre- se produce una deformación de la córnea, un adelgazamiento de la misma, un aumento del astigmatismo y, en consecuencia, un deterioro progresivo de la vista. En entradas antiguas ya hablamos al respecto. De todos los tratamientos hasta ahora aceptados como útiles para parar o frenar la enfermedad, el Cross-Linking es el que más polémica ha desatado.
El Cross-Linking consiste en instilar Riboflavina en la córnea tras retirar la capa superficial de la misma (el epitelio) y aplicar durante 30 minutos una cantidad determinada (3mW/cm2) de luz UVA de una determinada longitud de onda con una máquina especial. Esta es la técnica original descrita por el Dr. Theo Seiler, de Zürich y es la única aceptada hasta el momento por la mayoría de los centros "serios" del mundo por haber demostrado su eficacia y seguridad. Desde hace más de seis años venimos haciendo esta técnica en CIMO con éxito. Sin embargo, dos de los grandes inconvenientes del procedimiento son: la necesidad de quitar el epitelio de la córnea, con lo cual el paciente está muy incómodo durante las primeras 24 horas, y la necesidad de estar media hora tumbado en una camilla con un ojo abierto -con la ayuda de un pequeño instrumento llamado blefarostato- mirando hacia una luz.

 
Justo después de quitar el epitelio e instilar riboflavina en un tratamiento de Cross-Linking
(propiedad de Dr. Cezón, CIMO)

El Cross-Linking Transepitelial

Para solventar estos inconvenientes -creo sinceramente que son pocos si con este tratamiento se evita... ¡un trasplante de córnea!- se ha sugerido a través de varios estudios aplicar la riboflavina sobre la córnea sin retirar el epitelio (Cross-Linking Transepitelial).
Aparentemente esta técnica funciona pero según relata el Dr. Seiler en el reciente Congreso Europeo de Oftalmología (ESCRS) de Milán, "habrá que demostrar todavía qué fórmula farmacológica es la ideal:¿ soluciones hipo-osmóticas, cloruro de benzalconio, otras...? "
También se expuso, en dicho congreso, la posibilidad de crear nuevos perfiles de emisión de la luz UVA y de aumentar las potencias, por lo tanto disminuyendo los tiempos de exposición. Esto podría permitir la aplicación del tratamiento no sólo para el queratocono sino también, en combinación con tratamientos refractivos con láser excímero, para eliminar miopía, astigmatismo o hipermetropía, en determinados casos.
Sin duda un futuro prometedor que seguiremos de cerca.

0 comentarios:

 
Con ojos sanos © 2013